Sevilla de cine

Conoce lugares emblemáticos del cine y leyendas de la ciudad que parecen de película.

La ciudad que inspira a contar historias

¿No has tenido alguna vez la sensación de estar dentro de una película mientras paseas por ciertos lugares que esconde Sevilla? Eso es porque la ciudad hispalense ha sido fruto de inspiración de muchas producciones de películas y de series tanto nacionales como internacionales.

Esta Sevilla de cine ha quedado inmortalizada en films como Carmen, Kingdom of Heaven, El Dictador o Knight and Day. Aunque las producciones más reconocidas y de mayor éxito han sido Star Wars y Juego de Tronos. Los escenarios de “El Palacio del Reino de Naboo” de la aclamada saga, y el “Palacio del Reino de Dorne” de la galardonada serie de HBO, son las localizaciones de la Plaza de España y el Real Alcázar de Sevilla respectivamente.

Tapeando por Sevilla

Curiosidades

¿Sabías que el número total de personas que conformaron el equipo de rodaje de Star Wars ascendió a 7.000?. ¿Y que el Alcázar incrementó, gracias a la espectacular Sevilla de cine sus visitas de manera increíble tras la 5ª emisión de Juego de Tronos? (Temporada donde se rodó en dicha localización).

Hablando de Juego de Tronos, la ciudad guarda una intensa historia de riñas, intrigas y poder en la época medieval que nada tiene que envidiar a esta serie ni a esta Sevilla de cine.

Sevilla de cine

La historia de la ciudad que inspira a contar

El origen de esta historia apunta a Fernando III de Castilla, quien quedó prendido de la ciudad hispalense. Tras su estancia en la ciudad, podemos contar algunas curiosidades y leyendas que guardan algunos lugares. Seguro que si los vuelves a visitar ¡los verás con otros ojos!

Cuenta la leyenda que Fernando III se disfrazó de mujer para realizar una incursión a la Isbiliya de la época. Tras hacer noche en una fonda en la calle Cano y Cueto (donde se encuentra una placa de ello) huyó al ser reconocido, perdiendo una cofia del disfraz a la altura de la calle Cofia (Barrio de San Bernardo).
Por otro lado, la Torre de Don Fabrique simboliza el amor del hijo de Fernando III hacia su madrasta (viuda de su padre). La mandó a construir expresamente para ella. Esta situación provocó graves enfrentamientos con su hermano el Rey Alfonfo X ‘El Sabio’. Puedes encontrarla junto al Convento de Santa Clara.
Los baños de Doña María de Padilla, hermoso espacio que ofrece el Real Alcázar, son un símbolo de amor de Pedro I hacia su amante. Dicen que esta noble sevillana tomaba allí sus baños.
Si has paseado por la calle candilejo, habrás visto el busto que allí se encuentra de la cabeza del Rey Don Pedro. Frase que también da nombre a otra calle. Pues bien, su historia no tiene desperdicio. Se dice que Pedro I, justiciero para unos, cruel para otros, paseaba una noche mientras conversaba con el alcalde de la ciudad. Fruto de esa charla, al rey le resultó curioso que su acompañante le dijera que en la ciudad no había delito sin su consecuente castigo. Hecho que comprobaría por sí mismo, cuando otra noche se cruzase con uno de sus enemigos, resolviéndose el encuentro en una lucha de espadas donde la victoria fue para el rey y la muerte para uno de los Guzmanes, hijo del Conde Niebla, quienes apoyaban las aspiraciones al trono del hermano bastardo del rey.

Sevilla de cine

En el momento del acto, una anciana vio lo sucedido desde lo alto de su casa, y pudo reconocer al asesino. Con las prisas que tenía por no ser descubierta se le cayó el candil a la calle (de ahí el nombre de la calle Candilejo). La familia Guzmán reclamó justicia y el rey llegó a prometer que si se encontraba al culpable, harían poner la cabeza de este en el lugar del crimen. Llegaron a encontrar a la anciana, quién animada por el rey, le incitó a confesar. Temerosa por las posibles represalias, se dio cuenta que en la sala contigua había un gran espejo colgado en la pared y así le dijo al rey “Señor, si se asoma a aquella sala veréis a la persona que dio muerte a Don Luis Guzmán”.

Tras esto, el rey mandó construir una caja de madera que fue colocada en el lugar del asesinato. Se decía que dentro de ella descansaba la cabeza del asesino y que la caja, custodiada día y noche por la guardia, sería abierta tras la muerte del rey. Pasados 8 años, cuando Pedro I fue asesinado por su hermano bastardo, Don Enrique de Trastamara, la familia Guzmán ordenó abrir la caja y fue entonces, cuando apareció un busto de mármol con la cabeza del monarca. Así, el rey hizo cumplir su promesa de colgar la cabeza del asesino en el lugar de los hechos y a día de hoy, todavía sigue ahí (se encuentra en la fachada de Casa de Pilatos) frente a ella, se encuentra la carbonería donde la anciana se asomó durante el lance.

Sevilla de cine

¿Verdad que estas historias parecen producto de una película de Sevilla de cine?

Si te han gustado estas leyendas, en Eclipse Sevilla te proponemos una tarde de gymkana. Reúnete con familiares, amigos o compañeros de trabajo, nosotros nos encargamos de llevarte a lugares clave que guardan historias y leyendas como estas ¡incluso más curiosas!
Para más artículos de interés como este, no te pierdas nuestro artículo de azulejos curiosos en Sevilla

2018-02-23T17:25:37+00:00febrero 23rd, 2018|

Deje su comentario